¿Qué Hosting Elegir? Gestión y Asesoramiento acerca de la contratación de un servicio de Hosting Web.

Cuando queremos renovar nuestra página web surge la incógnita de si nuestro hosting actual soportaría una renovación total.

Para esto necesitamos entender que necesidades vamos a requerir a medida que evolucione nuestro proyecto.

La primera pregunta que nos debemos plantear es ¿Qué es un Hosting y un Dominio Web?

Un hosting web es el servicio que se contrata a un tercero para que aloje los datos  de nuestra página web fisicamente. Para que nos entendamos, algo así como una parcela de un disco duro accesible desde internet. Ok, ahora estarás pensando… ¿Pues por que no puedo usar mi propio ordenador para alojar mi web?

Por poder se puede. Pero la diferencia entre hacerlo en tu casa y contratar un servicio que te ofrezca la posibilidad de almacenar todo la información importante de tu página web es bastante amplia.

En primer lugar los servicios de hosting ofrecen un soporte físico de almacenamiento instalados en unos ordenadores especiales, llamados servidores. Estos ordenadores tienen la capacidad de admitir la entrada de múltiples usuarios al mismo tiempo. Cosa que los ordenadores comunes y personales no tienen.

En segundo lugar, los servicios de hosting ofrecen una serie de servicios de seguridad que un usuario común no suele tener la capacidad de gestionar de forma independiente. Edad se producen millones y millones de ataques de ciber-criminales a páginas web de todo el mundo. Da igual que tu página web no sea importante. Para un ciber-criminal podría servir de uso “zombi” para propósitos varios. Por tanto, que si vas a usar datos personales de tus clientes, es obligatorio usar un servicio que proteja adecuadamente esos datos.

En resumen, a la hora de elegir un servicio de hosting debemos tener en cuenta básicamente estos dos factores: cuantas visitas vamos a recibir al mes, y qué tipo de protección de seguridad será la más recomendada para nuestra página web.

Según marca la ley, si es una página comercial y vamos a realizar transacciones o manejar datos sensibles de personas. Nuestra página web necesitará de una encriptación extra para proteger los datos. Necesitaremos un certificado SSL. Así pues deberemos buscar un servicio de hosting que ofrezca esta característica de un modo fácil y sencillo de gestionar.

Si nuestros objetivos a corto plazo es mandar una cantidad considerable de tráfico web deberemos buscar un hosting que ofrezca un ancho de banda holgado para que pueda admitir esos picos de visitas.

Por último debemos tener en cuenta que si queremos una página web con imágenes con la máxima resolución posible, lo cual hará más atractiva nuestra página. Tendremos que fijarnos en el espacio de almacenamiento web que estamos contratando y si permite algún tipo de mejora de la carga de datos para mejorar la velocidad de carga. Algunos servicios de hosting ofrecen servicios de caché especiales para reducir considerablemente los tiempo de carga. Esto es bastante importante puesto que una página que tarda más de 3 segundos en cargar agota la paciencia que un usuario espera para cargar una determinada página web y finalmente desiste y cierra la ventana.

Por experiencia (y he probado bastantes) recomiendo Webempresa. Un servicio que te permite crecer a un ritmo muy cómodo y ofrece todas las características que he estado comentando en este artículo.

¿Cómo se que tecnologia han implementado en mi página web? Análisis Web.

Si deseas saber que tecnología usa tu página web haz click aquí. Copia la URL de tu página web y pégala en la herramienta que te he recomendado.

Me encanta ver la carita que se les pone a la gente cuando le pregunto que tecnología usa su página web para renovarla.

Quizás no sepan que usar un tipo de lenguaje otro puede variar el precio del presupesto.

A veces llega la gente incluso sin ni siquiera un hosting o dominio propio y tienen  su página web en un servicio gratuito de alojamiento web. Pero creen que en esas condiciones su página se puede modificar al gusto del consumidor y con las expectativas por las nubes sobre lo que significa tener éxito en internet.

A la hora de realizar un trabajo de diseño de renovación primero debemos saber que tipo de lenguajes ha usado su predecesor y en que estado se encuentran.

Si su predecesor ha creado un código limpio y ordenado para que cualquier otra persona pueda acometer el proyecto de nuevo sin ningún tipo de ayuda entonces no abra problema. Teniendo en cuenta que esta posibilidad resulta poco más que improbable, a veces es mejor plantearse la opción de crear la web de nuevo.

Las páginas webs, por muy sencillas que te parezcan pueden tener cientos y cientos de lineas de código. Quizás tu solo quieras modificar un tipo de letra y ohh, piensas – que tan díficil puede ser eso -. Si pero ponte tu a buscar entre cientos y cientos de lineas de código esa modificación.

La ironía viene cuando por fin haces esa modificación y el cliente te dice. Vaya si yo lo que quiero es que esto se modifique igual en todas las páginas. Valla entonces podríamos haber comenzado por ahí. Pero que va. El cliente siempre tiene la razón, aunque no tenga ni pajolera idea de lo que esta pidiendo.

Muchas veces nuestros intentos por contentar al cliente pasan por tragar y tragar. Pero se ha de poner un límite a esto. El cliente tiene que entender aquello que se pide. Cuanto cuesta y por qué. Si dejamos pasar esto por alto ni el profesional queda satisfecho ni el cliente gana para paciencia.

La elaboración de una página web es siempre cosa de dos. El cliente trata de explicar lo que necesita y el diseñador trata de entender lo que quiere. Pero para que al cliente se le entienda tiene que poner algo de su parte y saber expresarse con algo de fundamento.

Por esta razón, muy a mi pesar, he tenido que rechazar muchos proyectos. No por no saber acometerlos, sino porque lo que quiere el cliente no es simplemente viable.

Si te han hecho una página, y no te han dado nada después de crearla. Es decir, un tutorial con el manejo del gestor de contenidos, toda la documentación de la tecnología instalada, las licencias de las imágenes, las licencias de los plugins, analíticas de la puesta en marcha, etc. Entonces no puedes pedir a otra persona que retome un trabajo que otra persona no terminó. Se puede, como todo. Pero el cliente tendrá que pagar el precio que resultará de las horas que deberá empeñar el diseñador para acomodarse al estilo de trabajo de su antecesor.

Por ello lo principal, antes de acometer un trabajo de renovación web, debemos analizar que tecnología usa nuestra web para poder darle indicaciones a nuestro nuevo diseñador. A parte de disponer de todas las claves de acceso al servidor y/o al gestor de contenido necesitaremos saber que CMS usa, que lenguajes, etc.

Para ello existe una herramienta fantástica que nos da toda esa información con un simple click.